PrisionerosPHOENIX (AP) — Blas Sánchez se acercaba al final de una condena de 20 años en una prisión de Arizona cuando lo alquilaron para trabajar en Hickman's Family Farms, que vende huevos que terminaron en las cadenas de suministro de grandes empresas como McDonald's. Target y Albertsons. Mientras estaba asignado a una máquina que convierte excrementos de pollo en abono, su pierna derecha fue arrastrada hacia un conducto con un gran sinfín en espiral.
“Podía escuchar 'crujir, crujir, crujir, crujir'”, dijo Sánchez. "No podía sentir nada, pero podía escuchar el crujido".
Recordó haber arañado frenéticamente montones de estiércol para atar un torniquete alrededor de su extremidad sangrante. Luego esperó lo que parecieron horas mientras los rescatistas luchaban por liberarlo para que pudiera ser trasladado en avión a un hospital. Le amputaron la pierna por debajo de la rodilla.
En todo el país, cientos de miles de prisioneros son puestos a trabajar cada año, algunos de los cuales resultan gravemente heridos o mueren después de realizar trabajos peligrosos con poca o ninguna capacitación, descubrió The Associated Press. Entre ellos se incluyen prisioneros que luchan contra incendios forestales , operan maquinaria pesada o trabajan en granjas de tamaño industrial y plantas procesadoras de carne vinculadas a las cadenas de suministro de marcas líderes. Estos hombres y mujeres son parte de un sistema laboral que –a menudo deliberadamente– les niega en gran medida derechos y protecciones básicos garantizados a otros trabajadores estadounidenses.
Los hallazgos son parte de una investigación más amplia de dos años de AP que vinculó a algunas de las empresas más grandes y conocidas del mundo -desde Cargill y Walmart hasta Burger King- con prisioneros a quienes se les puede pagar centavos por hora o nada en absoluto.
El trabajo penitenciario comenzó durante la esclavitud y se disparó a medida que las tasas de encarcelamiento se dispararon, afectando desproporcionadamente a las personas de color. A medida que las leyes han cambiado constantemente para facilitar que las empresas privadas aprovechen la creciente fuerza laboral cautiva, ésta se ha convertido en una industria multimillonaria que opera con poca supervisión.
Las leyes en algunos estados lo establecen claramente: los prisioneros no están clasificados como empleados, ya sea que trabajen dentro de instalaciones correccionales o para negocios externos a través de contratos penitenciarios o programas de liberación laboral. Eso puede excluirlos de los beneficios de compensación laboral, junto con las leyes estatales y federales que establecen estándares mínimos de salud y seguridad en el trabajo.
Es casi imposible saber cuántos trabajadores encarcelados resultan heridos o asesinados cada año, en parte porque a menudo no informan sobre las lesiones por temor a represalias o perder privilegios como el contacto con sus familias. Las leyes de privacidad se suman a los desafíos de obtener datos específicos. En California, por ejemplo, se registraron más de 700 lesiones relacionadas con el trabajo entre 2018 y 2022 en el programa de industrias penitenciarias del estado, pero los documentos proporcionados a la AP estaban muy redactados.
En Hickman's Family Farms, los registros obtenidos por la AP del departamento correccional de Arizona enumeraban alrededor de 250 lesiones de trabajadores penitenciarios durante el mismo período. La mayoría fueron casos menores, pero algunos casos graves abarcaron desde cortes profundos y puntas de dedos cortadas hasta manos aplastadas.
"Terminan siendo destrozados de maneras que los afectarán por el resto de sus vidas", dijo Joel Robbins, un abogado que ha representado a varios prisioneros contratados por Hickman. "Si vas a tener un buen currículum, debes hacerlo con dos manos, dos piernas y ojos para trabajar".
La AP solicitó comentarios a las empresas que identificó con conexiones con el trabajo penitenciario. La mayoría no respondió, pero Cargill -la mayor empresa privada de Estados Unidos con ingresos de 177.000 millones de dólares el año pasado- dijo que seguía trabajando "para garantizar que no haya trabajo penitenciario en nuestra extensa red de proveedores". Otros dijeron que estaban buscando formas de tomar medidas sin interrumpir cadenas de suministro cruciales.
Los presos de todo el país pueden ser condenados a trabajos forzados, obligados a trabajar y castigados si se niegan, incluido el envío a régimen de aislamiento. No pueden protestar contra las malas condiciones y, por lo general, les resulta difícil presentar una demanda.
La mayoría de los trabajos se realizan dentro de las prisiones, donde los reclusos suelen ganar unos pocos centavos por hora haciendo cosas como lavar la ropa y fregar pisos. Los puestos externos limitados a menudo pagan el salario mínimo, pero algunos estados deducen hasta el 60 por ciento del salario máximo.
En Arizona, los trabajos en Hickman's son voluntarios y a menudo buscados, no sólo por el dinero, sino también porque se ofrecen empleo y viviendas asequibles al momento de la liberación.
Durante una visita guiada de un día de duración a las operaciones de envasado de huevos y a las unidades de alojamiento de la empresa, dos hermanos que dirigen el negocio familiar recalcaron a un periodista de AP que la seguridad y la capacitación son las principales prioridades. Varios trabajadores encarcelados y ex encarcelados elogiaron a la compañía, que comercializa huevos con marcas como Land O' Lakes, Eggland's Best y Hickman's, y se han vendido en todas partes, desde Safeway hasta Kroger.
“Trabajamos en una granja con maquinaria y animales vivos, por lo que es importante seguir las instrucciones”, dijo Ramona Sullins, empleada de Hickman's durante más de ocho años antes y después de su liberación de prisión. "He oído y visto personas heridas, pero cuando sufrieron lesiones, no siguieron las pautas".
Los reporteros de AP hablaron con más de 100 prisioneros actuales y anteriores en todo el país –junto con familiares de trabajadores que fueron asesinados– sobre varios trabajos laborales penitenciarios. Aproximadamente una cuarta parte de ellos relataron historias sobre lesiones o muertes, desde quemaduras graves y heridas traumáticas en la cabeza hasta partes amputadas del cuerpo. Los periodistas también hablaron con abogados, investigadores y expertos, y revisaron miles de documentos, incluidas las raras demandas que logran abrirse camino en el sistema judicial.
Si bien muchos de los trabajos están ocultos, otros están a la vista, como los prisioneros en carreteras muy transitadas haciendo mantenimiento de carreteras. Solo en Alabama, al menos tres hombres han muerto desde 2015, cuando Braxton Moon, de 21 años, fue atropellado por un camión con remolque que se salió de la interestatal. Los demás murieron mientras recogían basura.
En muchos estados, las leyes exigen que los prisioneros sean enviados durante emergencias y desastres para trabajos como limpieza de materiales peligrosos o trabajar en la primera línea de huracanes mientras los residentes evacuan. También son enviados a combatir incendios, llenando vacíos vitales de escasez de trabajadores, incluso en algunas comunidades rurales de Georgia, donde a los bomberos encarcelados no se les paga nada como los únicos que responden en todo, desde accidentes automovilísticos hasta emergencias médicas.
California tiene actualmente unos 1.250 prisioneros entrenados para combatir incendios y los ha utilizado desde la década de 1940. Paga a sus “Ángeles de Naranja” entre 2,90 y 5,12 dólares al día, más 1 dólar adicional por hora cuando trabajan durante emergencias.
Cuando se produjo un incendio forestal en 2016, Shawna Lynn Jones y su equipo fueron enviados a la rica comunidad de la playa de Malibú, cerca de la escarpada autopista de la costa del Pacífico de California, que fue construida por prisioneros hace un siglo. La joven de 22 años, a quien solo le quedaban seis semanas de sentencia por un delito no violento, murió después de que una roca cayera desde 100 pies desde una ladera sobre su cabeza: uno de los 10 bomberos encarcelados asesinados en el estado desde 1989.
A diferencia de muchos lugares, California ofrece compensación laboral a los prisioneros, que, según la madre de Jones, Diana Báez, cubría los gastos del hospital y el funeral.
Báez dijo que a su hija le encantaba ser bombero y la trataban como a una heroína caída, pero señaló que a pesar de que estaba con soporte vital y nunca recuperó el conocimiento, “cuando caminé detrás de la cortina, ella todavía estaba esposada a esa maldita camilla”.
El departamento penitenciario de California dijo que los prisioneros deben aprobar una prueba de habilidades físicas para participar en el programa, que "alienta a las personas encarceladas a comprometerse con el cambio positivo y la superación personal". Pero los reclusos en algunos lugares del país encuentran que puede ser extremadamente difícil transferir sus habilidades de extinción de incendios a trabajos externos al ser liberados debido a sus antecedentes penales.
En la mayoría de los estados, las instituciones públicas no son responsables de las lesiones o muertes de los trabajadores encarcelados. Pero en un caso el año pasado, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles representó a un equipo de Nevada enviado para limpiar un foco de incendios forestales. El resultado fue un acuerdo de 340.000 dólares que se dividió en ocho partes, así como garantías de una mejor capacitación y equipo en el futuro.
Rebecca Leavitt dijo que cuando ella y su equipo compuesto exclusivamente por mujeres llegaron al sitio solo con capacitación en el aula, hicieron un “baile de pies calientes” sobre brasas humeantes mientras su jefe gritaba “¡Vuelvan allí!” Las botas quemadas de un miembro de la tripulación fueron unidas con cinta adhesiva, dijo, mientras que otros gritaron de dolor cuando sus calcetines se derritieron durante nueve horas en el suelo que pagaba alrededor de 1 dólar la hora.
Dos días después, Leavitt dijo que las mujeres finalmente fueron llevadas a un hospital externo, donde los médicos les quitaron piel muerta de las plantas de los pies, que habían sufrido quemaduras de segundo grado. Como eran prisioneros, se les negaron analgésicos.
“Nos trataron como si fuéramos animales o algo así”, dijo Leavitt, y agregó que las mujeres tenían miedo de desobedecer las órdenes en el campo o reportar sus heridas por temor a que las enviaran a una instalación de mayor seguridad. “La única razón por la que tuvimos que decírselo fue porque no podíamos caminar”.
Los funcionarios del Departamento Correccional de Nevada no respondieron a las solicitudes de comentarios.
Chris Peterson, el abogado de la ACLU que presentó la demanda de las mujeres, dijo que la Legislatura de Nevada aprobó leyes que dificultan que los prisioneros lesionados reciban compensación. Señaló que la Corte Suprema del estado dictaminó hace cinco años que un bombero lesionado podría recibir el equivalente a sólo unos 50 centavos por día en compensación laboral basado en cuánto ganó en prisión, en lugar del salario mínimo establecido.
“Al final del día”, dijo Peterson, “la idea es que si me cortan el dedo, si soy una persona encarcelada que trabaja como bombero, tengo derecho a menos alivio que si fuera un bombero que no encarcelado”.
"¡AYÚDAME! ¡AYÚDAME!"
Una laguna jurídica en la Decimotercera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos aprobada después de la Guerra Civil legaliza el trabajo forzoso, aboliendo la esclavitud excepto “como castigo por un delito”. Se están realizando esfuerzos para desafiar ese lenguaje a nivel federal, y casi 20 estados están trabajando para llevar el tema ante los votantes.
Hoy en día, alrededor de 2 millones de personas están encerradas en Estados Unidos –más que casi cualquier país del mundo–, una cifra que comenzó a aumentar en la década de 1980, cuando se aprobaron leyes duras contra el crimen. Más de 800.000 prisioneros tienen algún tipo de trabajo, desde servir comida dentro de las instalaciones hasta trabajar afuera para empresas privadas, incluidas asignaciones de permiso de trabajo en todas partes, desde KFC hasta las plantas avícolas de Tyson Foods. También trabajan en agencias estatales y municipales, y en universidades y organizaciones sin fines de lucro.
Pocos críticos creen que deberían eliminarse todos los trabajos penitenciarios, pero dicen que el trabajo debería ser voluntario y que los presos deberían recibir una remuneración justa y un trato humano. Los funcionarios penitenciarios y otras personas que ejecutan programas de trabajo en todo el país responden que ponen mucho énfasis en el entrenamiento y que las lesiones se toman en serio. Muchos presos ven el trabajo como un bienvenido descanso del aburrimiento y la violencia dentro de sus instalaciones y, en algunos lugares, puede ayudar a reducir el tiempo libre de sus sentencias.
En muchos estados, a los prisioneros se les niega todo, desde beneficios por discapacidad hasta protecciones garantizadas por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional o agencias estatales que garantizan condiciones seguras para los trabajadores. En Arizona, por ejemplo, la división estatal de seguridad ocupacional no tiene la autoridad para perseguir casos relacionados con muertes o lesiones de reclusos.
Las huelgas de presos que buscan más derechos son raras y han sido rápidamente anuladas. Y la Corte Suprema de Estados Unidos ha dictaminado que los reclusos no pueden afiliarse ni formar sindicatos. Tampoco pueden llamar a una ambulancia ni exigir que los lleven a un hospital, incluso si sufren una lesión que ponga en peligro su vida en el trabajo.
Las barreras para quienes deciden demandar pueden ser casi insuperables, incluida la de encontrar un abogado dispuesto a llevar el caso. Esto es especialmente cierto después de que se aprobó la Ley federal de reforma de litigios penitenciarios hace casi tres décadas para detener una avalancha de demandas que acompañaron al auge de las poblaciones carcelarias.
Kandy Fueling aprendió eso muy bien después de sufrir una lesión grave en 2015 mientras estaba asignada a trabajar en un aserradero de Colorado. Dijo que su abogado nunca se reunió con ella cara a cara y que su demanda fue desestimada después de que un tribunal dictaminó que no podía demandar a entidades estatales, dejándola sin compensación.
Fuelling, quien dijo que recibió solo unas pocas horas de capacitación en la fábrica de Pueblo, estaba alimentando una cinta transportadora utilizada para fabricar paletas cuando una tabla se atascó. Dijo que le preguntó a otro prisionero si la maquinaria estaba apagada, pero su gerente le dijo que "se diera prisa" y desalojara el atasco. Se metió debajo del equipo y tiró de un trozo de madera astillado. De repente, la espada volvió a la vida y giró en espiral hacia su cabeza.
“Esa sierra atravesó todo mi casco. … Estoy gritando '¡Ayúdame! ¡Ayúdame!' pero nadie puede oírme porque todo está funcionando”, dijo Fueling. “Lo único que recuerdo es pensar: 'Dios mío, creo que me acaba de cortar la cabeza'”.
Sin un botiquín de primeros auxilios disponible, otros prisioneros le colocaron toallas sanitarias en la herida que brotaba y la condujeron a una camioneta. Pero en lugar de llevarla a una sala de emergencias cercana, la llevaron a la prisión para una evaluación. La herida de 5 pulgadas, que le atravesó el cráneo, finalmente fue cosida en un hospital externo.
A pesar de estar mareada y confundida, dijo que la pusieron nuevamente a trabajar poco después en la lavandería de la prisión y que casi no recibió tratamiento durante meses, incluso cuando su herida supuraba pus verde. Dijo que le quitaron sus privilegios y finalmente le diagnosticaron MRSA, una infección resistente a los antibióticos. Todavía sufre pérdida de memoria a corto plazo y fuertes dolores de cabeza, dijo.
La sangre estaba en mis ojos, brotaba y no sabía dónde estaba. No podía entender qué estaba pasando”.
- Kandy combustible
El Departamento Correccional de Colorado no hizo comentarios cuando se le preguntó sobre la capacitación de los prisioneros y el tratamiento médico para los heridos en el trabajo.
Si bien los presos tienen acceso a atención de bajo costo en centros penitenciarios de todo el país, un copago típico de entre 2 y 5 dólares por visita puede resultar inasequible para quienes ganan casi nada. Muchos reclusos dicen que no vale la pena porque la atención que reciben suele ser muy deficiente.
Se han presentado demandas colectivas en varios estados –incluidos Illinois, Idaho, Delaware y Mississippi– alegando de todo, desde dolor y sufrimiento innecesarios hasta negligencia médica deliberada y falta de tratamiento para enfermedades como la hepatitis C.
Las condiciones de algunos prisioneros empeoraron incluso después de recibir atención para sus heridas.
En Georgia, a un trabajador de la cocina de una prisión le amputaron la pierna después de caer sobre un suelo mojado, lo que le provocó un pequeño corte por encima del tobillo. Era susceptible a las infecciones por ser diabético, pero los médicos de la enfermería no impidieron que la herida se pudriera, según una demanda escrita a mano y presentada por el prisionero. Fue un caso inusual en el que el estado llegó a un acuerdo (por 550.000 dólares) que impidió que el director médico de la prisión fuera a juicio.
A Noah Moore, que perdió un dedo mientras trabajaba en la granja de huevos de Hickman en Arizona, le amputaron un segundo dedo más tarde debido a lo que dijo fue un mal tratamiento de seguimiento en prisión después de una cirugía en un hospital. Eso es en un estado donde un juez federal dictaminó hace dos años que la atención médica en la prisión era inconstitucional y “clara y groseramente inadecuada”.
"Creo que la curación dolió más que el accidente en sí", dijo Moore.
El departamento penitenciario de Arizona no quiso comentar sobre las lesiones ocurridas durante una administración anterior, pero dijo que los prisioneros tienen acceso a toda la atención médica necesaria. El departamento también destacó la importancia de la formación en seguridad en el lugar de trabajo.
Las prisiones y cárceles pueden tener dificultades para encontrar médicos dispuestos a aceptar trabajos, lo que significa que a veces contratan médicos que han sido sancionados por mala conducta.
Un médico de Luisiana, Randy Lavespere, cumplió dos años de prisión después de comprar metanfetamina por valor de 8.000 dólares en un estacionamiento de Home Depot en 2006 con la intención de distribuirla. Después de su liberación, se le restableció su licencia médica con restricciones que le prohibían ejercer en la mayoría de los entornos. Aún así, fue contratado por la Penitenciaría Estatal de Luisiana, la prisión de máxima seguridad más grande del país. Desde entonces, su licencia ha sido restablecida por completo y ahora supervisa la atención médica de todo el departamento penitenciario.
A lo largo de los años, a los médicos que han trabajado en prisiones de Luisiana se les han restringido o suspendido sus licencias médicas luego de delitos que van desde conducta sexual inapropiada y posesión de pornografía infantil hasta drogas adictivas que se recetan ellos mismos, según la Junta Estatal de Examinadores Médicos.
No se pudo contactar a Lavespere para hacer comentarios, pero el portavoz del departamento penitenciario, Ken Pastorick, dijo que todos los médicos de la prisión tienen licencia y que la junta no permite que los médicos regresen a trabajar a menos que "se les considere competentes y tengan la capacidad de practicar la medicina con habilidad y seguridad". "
NO HAY REMEDIO PARA EL DAÑO
En todo el país, no es raro que los familiares de los prisioneros que murieron en el trabajo tengan dificultades para determinar quién es responsable. Cuando se ofrece compensación laboral, el monto otorgado generalmente se determina según el tamaño del cheque de pago del trabajador y generalmente cierra la puerta a futuras demandas por muerte por negligencia.
Los pocos casos que llegan a los tribunales pueden dar lugar a acuerdos exiguos en comparación con los que podrían recibir los supervivientes de los trabajadores civiles, en parte porque se considera que quienes están tras las rejas tienen poco o ningún potencial de ingresos futuros.
Matthew Baraniak estaba en libertad laboral en 2019 cuando murió en un centro de servicio de maquinaria pesada de Pensilvania mientras operaba un elevador de tijera. Estaba usando un soplete de alta temperatura en un camión de basura que estaba precariamente equipado con cadenas cuando su peso se desplazó, lo que provocó que Baraniak se golpeara la cabeza y perdiera el control del soplete encendido. Su cuerpo quedó envuelto en llamas.
Ashley Snyder, la madre de la hija de Baraniak, aceptó una oferta de compensación laboral hecha para beneficiar a su hija de 3 años, pagando alrededor de $700 al mes hasta que la niña alcance la edad universitaria. Los familiares dijeron que su reclamo contra el condado que administra el programa de liberación laboral fue desestimado y su abogado les dijo que lo mejor que podían esperar era un pequeño acuerdo por parte del centro de servicios.
“No hay reglas”, dijo Holly Murphy, la hermana gemela de Baraniak, sobre el largo y confuso proceso. "Es simplemente un área gris sin una línea que diga qué es aceptable, cuáles son las leyes".
Michael Duff, profesor de derecho en la Universidad de Saint Louis y experto en derecho laboral, dijo que algunas personas piensan: "Bueno, qué lástima, no seas un prisionero". Pero a toda una clase de la sociedad se le están negando los derechos civiles, dijo Duff, señalando que cada estado tiene su propio sistema que podría cambiarse para ofrecer a los prisioneros más protección si hay voluntad política.
"Tenemos esta categoría de seres humanos que pueden sufrir daños injustos y, aun así, no tener remedio para sus daños", afirmó.
A veces, las leyes se modifican para crear aún más obstáculos legales para quienes buscan ayuda.
Eso es lo que pasó en Arizona. En 2021, un abogado de Hickman's Family Farms intentó sin éxito que el departamento penitenciario modificara su contrato para asumir la responsabilidad por las lesiones o muertes de los prisioneros, según correos electrónicos obtenidos por AP. Al año siguiente, una organización sin fines de lucro recién formada presionó a favor de un proyecto de ley que luego se convirtió en ley, impidiendo a los prisioneros introducir sus costos médicos en las demandas y limitando potencialmente los pagos de acuerdos.
Billy Hickman, uno de los hermanos que dirige la empresa de huevos, figuraba como director de la organización sin fines de lucro. Le dijo a la AP que la granja ha contratado a más de 10.000 trabajadores encarcelados durante casi tres décadas. Debido a que no son elegibles para protecciones como la compensación laboral, dijo que la compañía trató de limitar su exposición a demandas impulsadas en parte por lo que describió como abogados celosos.
"Somos una empresa familiar", dijo, "por lo que nos tomamos muy en serio que las personas estén seguras y protegidas".
En el punto álgido de la pandemia, cuando se cerraron todos los demás trabajos fuera de la prisión, Crystal Allen y otras 140 prisioneras fueron enviadas a trabajar a Hickman's, donde se alojaron juntas en un gran almacén de la empresa. La granja de huevos es el mayor cliente de Arizona Correctional Industries y generó casi $35 millones en ingresos en los últimos seis años fiscales.
Allen ganaba menos de 3 dólares por hora después de las deducciones, incluido el 30 por ciento para alojamiento y comida. Sabía que llevaría tiempo, pero esperaba conseguir unos cuantos miles de dólares antes de ser liberada.
Un día, notó que los comederos para pollos que operaban con un sistema de cinta no funcionaban correctamente, por lo que cambió la configuración a manual y usó su mano para colocar el alimento en su lugar.
“De repente, el carro sale disparado con mi pulgar”, dijo Allen, y agregó que tuvo que usar su calcetín para vendarse la mano izquierda, que quedó desfigurada. "Está sangrando mucho, mucho".
Ella presentó la demanda antes de que la nueva ley estatal entrara en vigor y llegó a un acuerdo con la empresa el año pasado por una cantidad no revelada. En presentaciones legales, Hickman negó haber actuado mal.
EL DOLOR VIVE
Cuando un tornado de 2021 arrasó una fábrica de Kentucky que fabricaba velas para Bath & Body Works y otras empresas importantes, Marco Sánchez arriesgó su vida para sacar a sus compañeros de trabajo de entre los escombros. Ocho personas murieron, incluido el funcionario penitenciario que supervisaba a Sánchez y otros prisioneros en un programa de libertad laboral.
Sánchez se fracturó costillas y se rompió el pie y, luego de ser tratado en un hospital, fue trasladado a la cárcel del condado de Christian. Según una demanda de derechos civiles en curso presentada el año pasado, fue enviado a régimen de aislamiento allí y golpeado por guardias frustrados por sus repetidas solicitudes de atención médica, que, según él, no fueron atendidas.
“Estaban tomando represalias contra mí”, dijo Sánchez, quien no tenía hogar cuando habló con la AP. “Me decían: 'Deberías haber sido tú... en lugar de uno de los nuestros'”.
Los funcionarios de la cárcel del condado de Christian no hicieron comentarios, citando el litigio pendiente. Pero el abogado Mac Johns, que representa a los funcionarios penitenciarios, cuestionó la caracterización de Sánchez sobre la atención y el trato que recibió mientras estaba encarcelado, sin dar más detalles.
Unos meses después del tornado, Sánchez fue retratado en la televisión nacional como un héroe y se le dio una llave de la ciudad, pero se pregunta por qué lo trataron de manera diferente a los trabajadores civiles con los que trabajaba.
Señaló que recibieron atención médica continua y apoyo de sus familiares en un momento difícil. “No entendí eso”, dijo, añadiendo que los fuertes vientos y las sirenas todavía lo dejan acobardado.
El hombre que perdió su pierna mientras trabajaba en el vertedero de compostaje en Arizona dijo que él también continúa luchando, a pesar de que ha pasado casi una década desde el accidente.
Blas Sánchez llegó a un acuerdo por una cantidad no revelada con Hickman's, que negó responsabilidad en documentos judiciales. Ahora dirige un motel en Winslow a lo largo de la histórica Ruta 66 de EE. UU. y dijo que a menudo todavía sufre agonía, ya sea por su prótesis o por los dolores punzantes de los nervios al final de su extremidad amputada.
Y luego está la angustia mental. A veces se pregunta si vale la pena seguir viviendo.
“Quería terminar con esto porque es muy agotador y duele. Y si no fuera por estos muchachos, probablemente lo haría”, dijo, señalando a sus nietos que jugaban a su alrededor. “Termina con esto. Finalizado. Hecho. Enterrado."
The Associated Press recibe apoyo de la Public Welfare Foundation para realizar informes centrados en la justicia penal. Esta historia también fue apoyada por el Centro Ira A. Lipman de Periodismo y Derechos Civiles y Humanos de la Universidad de Columbia en conjunto con Arnold Ventures. La AP es la única responsable de todo el contenido.
Comuníquese con el equipo de investigación global de AP en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o https://www.ap.org/tips/
MARGIE MASON
Mason es un periodista de investigación ganador del Premio Pulitzer y corresponsal extranjero de The Associated Press en Asia desde hace mucho tiempo. Se centra en los abusos de los derechos humanos y las cuestiones de justicia social.
ROBIN MCDOWELL
McDowell es un periodista de investigación ganador del Premio Pulitzer que se centra en los abusos laborales y cuestiones de justicia social para The Associated Press. Pasó décadas en el sudeste asiático.
(Ilustración AP/Marshall Ritzel)
POR  MARGIE MASON Y ROBIN MCDOWELL
Biden Trump debateWASHINGTON (AP) — El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump acordaron el miércoles celebrar dos debates de campaña, uno en junio y otro en septiembre, pero sus equipos aún están muy distanciados en detalles clave como el escenario y las reglas básicas para los posibles enfrentamientos.
El rápido acuerdo en la agenda para enfrentarse siguió al anuncio del demócrata de que no participaría en los debates presidenciales de otoño patrocinados por la comisión apartidista que los ha organizado durante más de tres décadas.
La campaña de Biden propuso que el primer debate se lleve a cabo a finales de junio y el segundo en septiembre, antes de que comience la votación anticipada. En un mensaje en su red social Truth Social, Trump respondió que estaba “listo y disponible para debatir” contra Biden en las fechas propuestas.
Horas más tarde, Biden aceptó una invitación de CNN para un debate el 27 de junio y agregó: “Te toca a ti, Donald. Como dijiste: en cualquier momento y en cualquier lugar”. Trump le dijo a Fox News Digital que aceptó la invitación: “Estaré allí”.
Sin embargo, ambos lados siguen muy distantes en cuestiones clave sobre cómo organizar los debates, incluyendo los medios asociados que participarán, moderadores, ubicación y reglas, algunas de cuestiones que llevaron a formar la Comisión de Debates Presidenciales en 1987. La propuesta de Biden excluiría a candidatos de terceros partidos, como Robert F. Kennedy Jr.
La campaña de Trump ha estado presionando por más debates y más anticipados, argumentando que los electores deberían poder ver a los dos hombres enfrentarse mucho antes de que comience la votación anticipada en septiembre.
La presidenta de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon, envió una carta el miércoles a la Comisión de Debates Presidenciales para comunicar que la campaña de Biden objetaba las fechas de otoño seleccionadas por la comisión, que se establecen después de que algunos estadounidenses comienzan a votar, repitiendo una queja también expresada por la campaña de Trump. Además, manifestó frustraciones sobre las violaciones de las reglas y la insistencia de la comisión en realizar los debates ante un público en vivo, eligiendo en su lugar participar en debates organizados por organizaciones de noticias.
Trump tampoco le tiene mucho amor a la comisión: objetó problemas técnicos en su primer debate con la demócrata Hillary Clinton en 2016 y se molestó después de que se canceló un debate con Biden en 2020 después de que el republicano contrajo COVID-19. El Comité Nacional Republicano ya había prometido no trabajar con la comisión en las elecciones de 2024.
La comisión no ha comentado sobre el anuncio del miércoles.
Esta historia fue traducida del inglés por un editor de AP con la ayuda de una herramienta de inteligencia artificial generativa.
JOSH BOAK
Boak covers the White House and economic policy.
ZEKE MILLER
Zeke is AP’s chief White House correspondent
JILL COLVIN
Colvin is an Associated Press national political reporter covering the 2024 presidential campaign. She is based in New York.
(Foto AP)
boca abajoEn cientos de muertes en las que la policía utilizó la fuerza para detener a alguien sin matarlo, los agentes violaron pautas bien conocidas para sujetar y someter a las personas de manera segura, no solo una o dos veces, sino varias veces.
La mayoría de las violaciones implicaron inmovilizar a las personas boca abajo de manera que pudieran restringir su respiración o aturdirlas repetidamente con Tasers, encontró una investigación de Associated Press.
Algunos agentes no tuvieron más remedio que infringir las mejores prácticas policiales (pautas de seguridad recomendadas por agencias gubernamentales, grupos encargados de hacer cumplir la ley y expertos en capacitación) para salvar una vida o proteger a alguien.
Muchas otras violaciones fueron más difíciles de explicar. En ocasiones, los agentes recurrieron prematuramente a armas o retenciones físicas durante llamadas de rutina o malinterpretaron la confusión de una persona como un desafío en emergencias médicas, lo que provocó una serie de errores . En otros casos, siguieron aplicando la fuerza incluso después de tener a las personas esposadas y controladas.
Para su investigación, AP catalogó 1.036 muertes en una década después de que los agentes utilizaran la fuerza sin utilizar armas. Aproximadamente en la mitad, los funcionarios médicos dictaminaron que las fuerzas del orden causaron o contribuyeron a las muertes, pero generalmente no mencionaron si se siguieron las mejores prácticas policiales.
Contar las violaciones de las mejores prácticas también fue difícil cuando los departamentos no documentaron detalles importantes o retuvieron sus archivos . Pero basándose en una revisión de decenas de miles de páginas de registros policiales y judiciales, así como en cientos de horas de video de cámaras corporales, AP encontró:
— Los agentes infringieron las directrices de tres o más formas en aproximadamente 440 muertes, o aproximadamente el 45% de las veces. En otros, un solo error a veces provocó lesiones potencialmente mortales.
— Muchos de los que murieron consumían drogas o alcohol, o tenían afecciones médicas subyacentes , lo que los hacía más vulnerables a una fuerza mal aplicada, tal como lo advertían las mejores prácticas.
— En aproximadamente el 30% de las muertes en las que la policía se salió de las pautas varias veces, los agentes o transeúntes se enfrentaban a un peligro inminente o potencial. Las prácticas de seguridad pueden excusar a los oficiales bajo esas circunstancias.
Debido a la forma en que se organiza la policía en los Estados Unidos, no existen reglas nacionales sobre cómo los agentes aplican la fuerza. Las mejores prácticas proporcionan cierta orientación, pero no son obligatorias. Al final, los departamentos o estados individuales establecen sus propias políticas y capacitación.
as directivas del gobierno federal ayudarían a establecer estándares consistentes en el uso de la fuerza, dijo Alex del Carmen, un criminólogo veterano que ha monitoreado las reformas ordenadas por los tribunales en departamentos con problemas y trabaja en la Universidad Estatal de Tarleton.
Si bien las organizaciones policiales nacionales ofrecen directrices, no siempre llegan a los agentes y, añadió, “no reemplazan al gobierno federal, que debería haber tomado la iniciativa hace muchos años para brindar dirección y claridad”.
Las razones por las cuales los oficiales no siguieron las pautas variaron, encontró AP. Algunos testificaron que no les habían enseñado. En otros departamentos, las políticas no estaban actualizadas.
En algunas ocasiones, los agentes atribuyeron específicamente a su formación el mérito de haber ayudado a evitar errores. Un policía de Ohio, por ejemplo, enfundó su Taser después de que le dijeron que un hombre de 60 años buscado por orden judicial tenía problemas cardíacos.
Tyler Owen, un ex oficial, cree que casi todos los policías lo hacen bien. La mayoría de los encuentros no implican la fuerza, dijo, y la solución para evitar problemas casi siempre es sencilla: cumplir con la policía.
“Al continuar resistiendo y luchando contra las autoridades, se está poniendo en riesgo”, dijo Owen, ahora portavoz de la Asociación de Policía Municipal de Texas, el grupo policial más grande del estado.
Cuando los agentes tratan con personas que son volátiles o que no pueden comprender órdenes, a veces necesitan usar la fuerza fuera de las mejores prácticas, incluso si eso significa “hacer cosas violentas para volver a casa con sus familias”, dijo.
La investigación de AP, realizada en colaboración con los Centros Howard de Periodismo de Investigación y FRONTLINE (PBS), abarcó de 2012 a 2021. Si bien las violaciones abarcaron muchos tipos de “fuerza menos letal”, las más frecuentes ocurrieron en las cuatro áreas siguientes.
FIJAR BOCA ABAJO
LO QUE DICEN LAS DIRECTRICES: La policía ha estado alerta desde la década de 1990 sobre los riesgos de sujetar a alguien sobre su pecho en lo que se conoce como posición boca abajo. La preocupación comenzó con la asfixia posicional, cuando el pecho no puede expandirse, lo que priva al cuerpo de oxígeno. Pero más recientemente, los investigadores han advertido que comprimir el pecho también puede estresar el corazón y provocar un paro cardíaco.
La clave es sacar a alguien del estómago rápidamente. Un boletín del Departamento de Justicia de 1995 recomendaba hacerlo "tan pronto como el sospechoso esté esposado" y advertía sobre un "círculo vicioso" en el que poner peso sobre la espalda de una persona puede restringir aún más la respiración, provocando que luche más violentamente para crear espacio para sus pulmones. . Esa orientación federal se produjo en medio de una creciente preocupación por la inmovilización boca abajo, incluso por parte de un grupo nacional de jefes de policía en 1993.
El Departamento de Justicia también ha advertido que la sujeción boca abajo puede ser más peligrosa para una amplia categoría de personas a las que la policía suele enfrentarse: aquellos que consumen drogas o alcohol. También son vulnerables las personas obesas, las que tienen problemas cardíacos o respiratorios o las que ya han recibido descargas eléctricas con pistolas paralizantes. En 2001, el Departamento de Justicia aconsejó a los departamentos que desarrollaran políticas que abordaran la asfixia posicional.
QUÉ ENCONTRÓ AP: Los agentes sujetaron a alguien boca abajo en al menos 740 de las 1.036 muertes, generalmente con uno, o a veces más, usando su peso corporal. En aproximadamente la mitad de los casos de inmovilización boca abajo, la policía no entregó a la persona tan pronto como estaba esposada o lo hizo sólo después de que había dejado de responder.
Cuando había vídeos disponibles o los informes policiales indicaban la duración de la inmovilización, a algunas personas las mantuvieron boca abajo después de esposarlas durante menos de 60 segundos. Más a menudo, los inmovilizadores continuaron durante minutos mientras los agentes ataban los tobillos del sospechoso o esperaban a que dejaran de luchar.
Un video obtenido por AP mostró a un oficial de policía en Ava, Missouri, esposando a un hombre que sufría una recaída de drogas y sujetándolo en posición boca abajo durante aproximadamente ocho minutos. El oficial advirtió que no disminuiría hasta que el hombre dejara de patear. Una vez quieto, el oficial le preguntó al hombre: “¿Ahora vas a estar tranquilo?”. Él no respondió. Pasaron otros dos minutos antes de que el oficial se diera cuenta de que el hombre no parecía respirar. Un juez federal que revisó el video falló a favor del oficial en una demanda civil, diciendo que la ley no exigía que la policía dejara de sujetarlo boca abajo una vez que la persona dejaba de luchar. Sin embargo, esa interpretación legal no estaba en sintonía con la de los tribunales federales de otras regiones, que brindan instrucciones amplias sobre el uso de la fuerza.
Alrededor de 240 de los casos de sujeción boca abajo involucraron a personas sospechosas de consumir drogas o alcohol. Durante 11 minutos, agentes en Gulfport, Mississippi, sujetaron a un hombre de 53 años que estaba causando disturbios afuera de un restaurante junto a la playa. La policía primero lo electrocutó con una Taser y luego un oficial se sentó a horcajadas sobre su espalda mientras estaba inmovilizado. Un video de una cámara de tablero no reportado anteriormente y obtenido por AP lo mostró luchando por mover las caderas y los hombros, gritando "No puedo respirar". Finalmente se quedó inmóvil con el oficial todavía encima. El oficial dijo a los investigadores que había sido entrenado para no poner a nadie sobre su pecho y que su peso estaba sobre sus rodillas, insistiendo -al contrario de lo que mostraba el video- en que había puesto al sospechoso de lado todo el tiempo. Un gran jurado se negó a presentar cargos contra los agentes después de que se dictaminó que la muerte fue accidental por consumo de drogas.
Al menos 180 personas inmovilizadas en el suelo eran obesas. Los agentes del condado de Knox en Tennessee se dieron cuenta de que necesitaban reposicionar a un hombre esposado que estaba boca abajo en el suelo. “Ponlo de lado para que pueda respirar. Tiene una gran barriga”, dijo uno. Pero cuando el hombre de 280 libras le soltó la pierna, los oficiales lo ataron cruzando las piernas, esposandole los tobillos y atándole las manos y los pies detrás de la espalda. Durante más de tres minutos, cerca de una docena de agentes se quedaron quietos mientras rodaba boca abajo. Uno de ellos le presionó la parte superior de la espalda con una rodilla y una mano, obligándole a permanecer quieto. Un minuto después, vieron que su vida corría peligro cuando un oficial se arrodilló junto a su cuerpo inmóvil y le preguntó su fecha de nacimiento. Su muerte se atribuyó al fentanilo y las metanfetaminas. El fiscal de distrito calificó las acciones de los agentes como legales y cerró el caso, pero la familia llegó a un acuerdo no revelado con el condado en una demanda por muerte por negligencia.
DEMASIADO TASER
LO QUE DICEN LAS DIRECTRICES: Cuando las pistolas paralizantes comenzaron a ganar popularidad entre la policía hace dos décadas, no había límites específicos sobre cuántas veces o durante cuánto tiempo alguien podía recibir descargas eléctricas. Eso cambió a medida que aumentaron las muertes y las demandas contra la principal marca de arma, Taser.
Axon Enterprise Inc., el fabricante de Tasers, ha dicho durante mucho tiempo que en situaciones volátiles, las Tasers son una alternativa más segura que disparar a los sospechosos o aplastarles la cabeza con una porra. Las Tasers disparan pequeños dardos que están conectados al arma con cables, liberando electricidad desde una distancia cercana que bloquea brevemente los músculos. Los agentes también pueden introducir pistolas Taser en el cuerpo, sacudiendo dolorosamente a alguien para que obedezca.
La empresa ha insistido en que los culpables de las muertes son factores como la intoxicación por drogas o problemas cardíacos ocultos, y no la electricidad. Pero algunas investigaciones comenzaron a encontrar que las descargas repetidas pueden generar riesgos cardíacos y respiratorios.
En 2011, el Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía, un grupo nacional de políticas de aplicación de la ley, emitió directrices que decían que a los agentes se les debería enseñar que los usos múltiples pueden aumentar el riesgo de muerte. Las directrices advirtieron contra descargas simultáneas de más de un dispositivo y recomendaron limitar la electricidad a 15 segundos, o tres descargas del ciclo estándar de 5 segundos.
En 2013, Axon en su manual de capacitación advirtió que se debía “evitar exposiciones prolongadas y repetidas” y citó las preocupaciones de las fuerzas del orden y de los grupos médicos sobre ir más allá de los 15 segundos.
Las recomendaciones de seguridad, incluidas las de Axon, también dicen que los agentes deben hacer una pausa entre apretar el gatillo Taser para evaluar a la persona antes de aplicar otra descarga. Cuando las descargas múltiples no son efectivas, los agentes deben considerar otras opciones.
LO QUE AP ENCONTRÓ: A pesar de las advertencias, los agentes dispararon sus pistolas paralizantes más de tres veces o durante más de 15 segundos combinados en al menos 180 de los 538 encuentros mortales con esas armas.
Tres agentes de Roswell, Nuevo México, electrocutaron a un hombre de 34 años hasta 15 veces después de que dijeran que empuñaba una porra estilo policía y arrojaba puñados de piedras. Algunos de los dardos le impactaron en la cabeza y el pecho. Después de un disparo inicial en el pecho, el hombre dejó caer el bastón, pero el aturdimiento continuó. Un juez federal no encontró fallas en el número total de disparos de Taser, pero sí dijo que los últimos, cuando el hombre estaba en el suelo e incapacitado, fueron demasiado lejos porque ya no era una amenaza.
En Colorado, uno de los dos agentes que dispararon sus Tasers un total de ocho veces contra un hombre que se resistía a ser esposado testificó en una demanda que no estaba capacitado sobre el peligro de aplicar descargas eléctricas a alguien más de tres veces. El subjefe del Departamento de Policía de Colorado Springs en ese momento testificó que su política permitía a los agentes seguir entregando electricidad hasta que el comportamiento de la persona cambiara. El departamento determinó que los agentes no hicieron nada malo, pero la demanda que alega falta de capacitación de la policía está en curso.
Uno de los tres agentes en South Boston, Virginia, que electrocutaron a un hombre que rodaba por la acera de un hospital dijo que las acciones del sospechoso, no las pautas de Taser, dictan qué hacer. Los agentes dispararon sus Tasers un total de 20 veces, incluso después de esposar al hombre. “Hay ocho páginas de advertencias y, básicamente, si leyera y cumpliera con cada una de ellas, no dispararía a nadie con una pistola Taser”, dijo el oficial en respuesta a una demanda civil que luego se resolvió fuera de los tribunales. Los fiscales federales dijeron que no vieron pruebas suficientes para presentar cargos de derechos civiles contra los tres agentes.
Algunos casos fueron mucho más allá de las directrices emitidas por Axon y los expertos policiales. Los agentes dispararon sus pistolas paralizantes 10 o más veces en al menos 29 encuentros identificados por AP. En un caso poco común, dos agentes de policía de Wilson, Oklahoma, fueron declarados culpables de asesinato después de aplicar descargas eléctricas a un hombre 53 veces en 2019 (poco menos de cuatro minutos en total de disparar las Tasers) a pesar de que nunca intentó atacar a ninguno de los agentes. Un investigador estatal dijo que el hombre estaba desnudo en una zanja y recibió numerosas descargas eléctricas porque aparentemente no siguió las órdenes de rodar boca abajo y ponerse las manos detrás de la espalda.
IMPACTANDO A LOS VULNERABLES
LO QUE DICEN LAS DIRECTRICES: Axon y las organizaciones encargadas de hacer cumplir la ley han advertido a los departamentos de policía durante más de una década que los ancianos y las personas que padecen una crisis médica o de salud mental se encuentran entre aquellos con mayor riesgo de muerte súbita por descargas eléctricas. A los agentes también se les ha dicho durante mucho tiempo que las personas que se encuentran en superficies elevadas o que corren podrían sufrir una caída catastrófica cuando sus músculos se bloquean.
En 2009, Axon recomendó por primera vez que la policía apuntara con dardos Taser a la espalda o el abdomen en lugar del pecho siempre que fuera posible. Si bien la compañía dijo que esto aumentaría la “eficacia del arma y evitaría el riesgo potencial remoto de efecto cardíaco”, dijo que la razón principal del cambio era defenderse contra demandas, según un memorando de la compañía que explica los cambios.
Muchas agencias policiales han adoptado al menos algunas de estas recomendaciones, sin dejar de dar a los agentes margen de maniobra cuando las personas representan un peligro inmediato y la necesidad de controlarlas supera los riesgos.
LO QUE AP ENCONTRÓ: Se sospechaba que los grupos vulnerables sometidos con mayor frecuencia a descargas eléctricas consumían drogas ilícitas o mostraban signos de comportamiento extraño o agresivo, paranoia o fuerza inesperada.
Otros eran vulnerables de diferentes maneras. Al menos 10 personas que murieron después de ser aturdidas tenían 65 años o más, incluido un veterano con demencia que había amenazado con apuñalar a un oficial con un bolígrafo en un asilo de ancianos de Minnesota. El hombre de 79 años se cayó y se rompió la cadera después de que los dardos electrificados conectaran. Murió dos meses después por complicaciones relacionadas con la caída. Ninguno de los agentes enfrentó una investigación, según el Departamento de Policía de Stillwater.
Los agentes electrocutaron al menos a 50 personas que huían o eran susceptibles a una caída. Un tribunal federal de Georgia dijo que un oficial de policía del condado de DeKalb no debería haber disparado su Taser contra un pasajero desarmado que inexplicablemente salió corriendo de una parada de tráfico y luego se trepó a una pared de 8 pies. El tribunal dijo que el hombre no había cometido ningún delito ni había hecho gestos amenazantes, pero el agente disparó su Taser sin previo aviso. El hombre cayó, se rompió el cuello y murió.
En algunos casos, los agentes optaron por utilizar una Taser incluso cuando un arma podría haber estado justificada. Entre las más de 100 personas que la policía recibió descargas eléctricas en el pecho, la cabeza, el cuello o los genitales se encontraba un hombre de Michigan que agredía sexualmente a su novia delante de sus dos hijos. Al escucharlo gritar “Voy a matarla”, un oficial disparó su Taser para detener el ataque. Otro sorprendió al sospechoso desde 5 pies de distancia mientras se negaba a ponerse boca abajo. La explosión cerca de su corazón resultó fatal, dijo un médico forense. Si bien la política del Departamento de Policía de Rockwood advertía contra apuntar al cofre, el oficial dijo en una declaración que no era hacia donde apuntaba y que el hombre era un objetivo en movimiento. Le dijo a un investigador estatal que usar el Taser era más seguro que “poner manos a la obra” con el hombre o usar su arma de fuego. Un fiscal y un tribunal federal se pusieron del lado de los agentes, citando la amenaza a la seguridad.
Estas decisiones de los tribunales federales han llevado a muchos departamentos a adoptar políticas que permiten la fuerza contra personas esposadas en sólo unos pocos casos. Una política modelo , desarrollada por casi una docena de grupos encargados de hacer cumplir la ley en 2017, pedía el uso de la fuerza contra personas sujetas solo cuando de otro modo huirían o herirían a alguien.
LO QUE AP ENCONTRÓ: La policía no entregó rápidamente al menos a 360 personas después de que fueron esposadas o controladas, aproximadamente la mitad de todos los casos que involucraron sujeción boca abajo. Muchos de los agentes también continuaron usando su peso corporal, manos o rodillas para aplicar presión.
Un tribunal federal de apelaciones dijo que los agentes de Richmond, Virginia, fueron demasiado lejos después de esposar e inmovilizar a un hombre que se negó a recibir tratamiento de salud mental. Después de que se quedó inmóvil, los agentes no se dieron por vencidos, dijo el tribunal. El tribunal no culpó a la decisión de los oficiales de detener al hombre, pero dijo que no podría haber representado una amenaza una vez que lo superaban en número y lo esposaban.
En más de 30 casos, la policía utilizó armas Taser en modo de aturdimiento o disparó dardos contra alguien que ya estaba esposado o que había dejado de resistirse. Los agentes de policía de Hazelwood, Missouri, aplicaron descargas eléctricas a un hombre esposado hasta 13 veces y lo golpearon repetidamente con una porra. El hombre conducía de manera errática de camino a casa para celebrar su aniversario de bodas y parecía ebrio. Los fiscales decidieron que la policía no hizo nada malo porque él se resistió agresivamente. Un juez federal, que también se puso del lado de la policía, dijo que estaba claro que peleó durante ocho minutos y que se necesitaron tres agentes y múltiples disparos de Taser y golpes con porras para someterlo.
En un caso de Delaware, un juez federal no le dio inmunidad a un policía estatal por un reclamo de fuerza excesiva después de que disparó su Taser a un hombre que parecía estar asegurado y ya no resistía. El policía, un instructor certificado de Taser, inicialmente tomó medidas para evitar un resultado mortal cuando se encontró con el hombre, que tenía un arma a la espalda. Pensando que el hombre podría tener una enfermedad mental, el policía enfundó su arma y lo electrocutó, lo que hizo que cayera y dejara caer su arma de fuego. El policía volvió a disparar rápidamente porque pensó que el hombre se estaba dando vuelta y alcanzando el arma. Pero la tercera descarga eléctrica fue injustificada, dijo el juez, porque se produjo 15 segundos después y después de que los agentes hubieran asegurado al hombre. Un experto contratado por la familia dijo que la explosión final alcanzó el pecho del hombre, algo que el policía debería haber sabido evitar.
Holbrook Mohr en Jackson, Mississippi, y Kristin M. Hall en Nashville, Tennessee, contribuyeron a este informe. También contribuyeron Mary Dalrymple y Sean Mussenden del Centro Howard de Periodismo de Investigación de la Universidad de Maryland.
Esta historia es parte de una investigación en curso dirigida por The Associated Press en colaboración con los programas del Centro Howard de Periodismo de Investigación y FRONTLINE (PBS). La investigación incluye la historia interactiva de Lethal Restraint , la base de datos y el documental “Documenting Police Use Of Force”, que se estrenó el 30 de abril en PBS y está disponible en línea . Para ver historias de periodistas de los programas del Centro Howard de Periodismo de Investigación, vaya aquí .
The Associated Press recibe apoyo de la Public Welfare Foundation para realizar informes centrados en la justicia penal. Esta historia también fue apoyada por el Centro Ira A. Lipman de Periodismo y Derechos Civiles y Humanos de la Universidad de Columbia en conjunto con Arnold Ventures. La AP es la única responsable de todo el contenido.
Comuníquese con el equipo de investigación global de AP en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o https://www.ap.org/tips
REESE DUNKLIN
Dunklin es un reportero del equipo de investigaciones de AP con sede en Dallas y con experiencia en una variedad de temas. Se unió a AP en 2015.
POR  JOHN SEEWER , REESE DUNKLIN Y TAYLOR STEVENS
(Oficina del Sheriff del condado de Knox via AP)
Kamala WASHINGTON (AP) — La vicepresidenta Kamala Harris utilizó una blasfemia el lunes mientras ofrecía consejos a jóvenes asiático-estadounidenses, nativos hawaianos e isleños del Pacífico sobre cómo romper barreras.
Harris estaba participando en una conversación moderada por el actor y comediante Jimmy O. Yang cuando él le preguntó qué significa ser la primera vicepresidenta de ascendencia asiática y cómo esa herencia ha influido en sus puntos de vista y roles como líder. La madre de Harris era de India y su padre de Jamaica, y es la primera mujer elegida vicepresidenta.
Harris dio una larga respuesta en la que les dijo a los jóvenes que mantuvieran la barbilla en alto cuando entraran a espacios donde nadie más se parece a ellos.
Y añadió: “Tenemos que saber que a veces la gente te abre la puerta y la deja abierta. A veces no lo harán. Y luego tienes que derribar esa maldita puerta de una patada”.
El público aplaudió y gritó. Riéndose ella misma, Harris dijo: "Disculpe mi lenguaje".
Las malas palabras en política no son del todo inusuales. El fin de semana pasado, el presunto candidato presidencial republicano, Donald Trump, encabezó una multitud en un mitin cantando “bulls—-" en referencia a su juicio penal en la ciudad de Nueva York. Cuando Joe Biden era vicepresidente, se le escuchó decirle al presidente Barack Obama que el recién aprobado La legislación sobre atención médica fue un “gran asunto”. Harris generalmente evita ese tipo de lenguaje en sus apariciones públicas.
La vicepresidenta hizo sus comentarios en una conversación en la Cumbre Anual de Liderazgo Legislativo del Instituto Americano de Estudios del Congreso de Asia y el Pacífico . La conversación se transmitió en vivo desde el sitio web de la Casa Blanca.
Harris habló más tarde el lunes, junto con el presidente Biden y la actriz Lucy Liu, en una recepción en el jardín de rosas de la Casa Blanca para celebrar mayo como el Mes de la Herencia de los asiático-americanos, los nativos hawaianos y las islas del Pacífico .
Liu dijo que la elección de Harris como la primera vicepresidenta negra y asiática era un “testimonio de las posibilidades ilimitadas del sueño americano”.
Biden dijo que los asiáticoamericanos, los nativos hawaianos y los isleños del Pacífico constituyen el grupo demográfico de más rápido crecimiento en Estados Unidos. Dijo que representan inmigrantes, soñadores y una nación de libertad.
El presidente abrió su discurso diciendo: “Mi nombre es Joe Biden. Trabajo para Kamala Harris”.
(Foto AP/Susan Walsh)
PilotoLa tarde del 3 de mayo, Roger Fortson abrió la puerta de su apartamento de Florida con una pistola en la mano e inmediatamente recibió seis disparos de un ayudante del sheriff que respondía a una denuncia sobre una discusión.
Los partidarios de Fortson señalan la rápida decisión del oficial de abrir fuego y su mera presencia en el apartamento, donde el aviador de alto rango de la Fuerza Aérea aparentemente estaba solo y hablando por FaceTiming con su novia, como prueba de que fue un asesinato descaradamente injustificado y la última tragedia que involucra a un negro. Un estadounidense recibe un disparo en su casa por parte de las fuerzas del orden. Mientras tanto, las autoridades se han apoderado de Fortson sosteniendo un arma cuando abrió la puerta para presentar el tiroteo como un caso claro de defensa propia para un oficial enfrentado a una decisión de vida o muerte en una fracción de segundo.
Los investigadores considerarán estos factores al decidir si acusarán al oficial en un caso que también refleja las realidades que enfrentan los oficiales todos los días en un país donde millones de personas portan armas, incluso en Florida, uno de los estados con mayor propiedad de armas.
Los expertos policiales dicen que Fortson simplemente sostener un arma cuando abrió la puerta no era justificación suficiente para usar fuerza letal, pero los investigadores también tendrán que considerar qué información sabía el oficial cuando respondió y si Fortson mostró algún indicio de comportamiento de que representaba una amenaza. . También dicen que la proliferación de armas de fuego legales e ilegales está obligando a los agentes de todo el país a decidir más rápido que nunca qué constituye una amenaza mortal.
“La velocidad del rodaje es bastante intensa. Está sucediendo muy, muy rápido”, dijo Ian Adams, profesor asistente que estudia criminología en la Universidad de Carolina del Sur y ex oficial de policía, después de ver el video de la cámara corporal del oficial del tiroteo de Fortson.
“La presencia de un arma aumenta el riesgo. Pero la mera presencia no justifica en absoluto el uso de fuerza letal”, dijo Adams.
El video editado publicado el jueves por el sheriff del condado de Okaloosa en respuesta a las acusaciones planteadas por los abogados de la familia de Fortson muestra al oficial hablando con una mujer afuera del complejo de apartamentos de Fort Walton Beach, quien describió a alguien escuchando una discusión.
El agente, cuyo nombre y raza no han sido revelados, golpea la puerta de Fortson, hace una pausa, luego vuelve a tocar, gritando que es de la oficina del sheriff. Fortson finalmente abre la puerta mientras sostiene lo que parece ser un arma a su lado apuntando al suelo. A los pocos segundos, el agente le dispara a Fortson seis veces y luego le grita que suelte el arma.
El sheriff Eric Aden dijo que el agente actuó en defensa propia y rechazó las afirmaciones de que estaba en el apartamento equivocado. Ben Crump, abogado de la familia de Fortson, dijo que se mantienen firmes en que el agente fue a la unidad equivocada porque Fortson había estado solo en casa y en una llamada Facetime con su novia.
El Departamento de Aplicación de la Ley de Florida está investigando.
Adams dijo que más allá de las imágenes de la cámara corporal, tiene que haber algún indicio de comportamiento de que una persona tiene la intención de causar un daño mortal con su arma.
“También vivimos en una nación con más armas que personas. Si la mera presencia de un arma fuera el estándar para el uso razonable de fuerza letal, estaríamos inundados de tiroteos policiales”, dijo.
El aumento en la posesión de armas ha cambiado la actuación policial de varias maneras, dijo Chuck Wexler, director ejecutivo del Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía, un grupo de expertos con sede en Washington que se centra en cuestiones críticas de la actividad policial.
“Esta es una tragedia en muchos niveles, para todos: para la familia y para el oficial. Las armas aceleran la toma de decisiones y ese es el desafío aquí”, afirmó.
En una declaración el viernes, Crump se centró en el rápido uso de fuerza letal por parte del agente y en la falta de una orden verbal para que Fortson soltara su arma hasta que el agente le disparó.
Pero los expertos dicen que los agentes no están obligados a dar órdenes o advertencias cada vez que utilizan fuerza letal. David Klinger, profesor de justicia penal de la Universidad de Missouri-St. Louis, que también es ex oficial de policía, dijo que la norma es dar una advertencia cuando sea posible.
"Pero si hacer una pausa para dar una advertencia o una orden verbal aumenta el riesgo de una amenaza mortal, entonces no es factible", dijo.
Scott Lacey, un ex oficial del Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea que sirvió en el mismo escuadrón que Fortson, dijo que cree que el disparo de Fortson fue injustificado.
“Cuando simplemente abre la puerta, lo ve con un arma y descarga seis balas contra el aviador superior, para mí eso simplemente grita injusto de inmediato”, dijo Lacey, quien pasó un tiempo como policía estatal de Arizona después de dejar el ejército. "El aviador no levantó su arma y no mostró ningún tipo de intención hostil".
Lacey respondió a una publicación en Facebook de los líderes de la Fuerza Aérea que pedían a las personas en la base que apoyaran a la familia de Fortson manteniendo el profesionalismo. Lacey calificó el tiroteo como injustificado e instó al comandante a "tomar una posición y hacer algo", y agregó que se sentiría inseguro con el departamento del sheriff en su puerta.
No es la primera vez que la Oficina del Sheriff del condado de Okaloosa es objeto de escrutinio por su uso de la fuerza.
LaTanya Griffin presentó una demanda federal contra el departamento en agosto alegando que los agentes usaron un ariete para ingresar a su casa mientras cumplían una orden de registro en 2019. A Griffin, que había estado durmiendo desnuda, se le ordenó a punta de pistola que saliera y permaneciera desnuda delante. de los oficiales y del público, dijo. Nunca fue arrestada ni acusada de ningún delito.
En documentos judiciales, los abogados de la oficina del sheriff dijeron que las acciones de los agentes eran consistentes con "un procedimiento policial establecido, razonable y generalmente aceptado". El litigio está en curso.
"Creo que el Departamento de Justicia necesita analizar lo que está sucediendo con la Oficina del Sheriff del condado de Okaloosa", dijo Kevin Anderson, abogado de Griffin.
En otro incidente hace seis meses, un agente del condado de Okaloosa reaccionó al sonido de una bellota que caía golpeando su patrulla disparando múltiples disparos contra el vehículo, donde estaba sentado un hombre negro esposado.
Después de escuchar al oficial gritar "disparos" y "me alcanzaron", su supervisor también disparó contra el vehículo. El hombre que estaba dentro sobrevivió al bombardeo sacudido pero ileso.
Los investigadores internos encontraron que las acciones de la supervisora ​​fueron "objetivamente razonables" porque estaba actuando para proteger al otro agente en lo que ella creía que era un "peligro de muerte inminente e inmediato". Pero el informe encontró que el agente que inicialmente gritó "disparos" no había actuado razonablemente al disparar su arma. Renunció antes de que se completara la investigación.
En sus entrevistas con los investigadores, la supervisora ​​mencionó que los agentes habían pasado por muchas cosas en las últimas semanas, incluido el asesinato de un agente que respondía a una llamada de violencia doméstica y la participación de otro en un tiroteo mientras estaba de servicio.
El tiroteo contra Fortson se produjo pocos días después de que cuatro miembros de un grupo de trabajo contra fugitivos del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos fueran asesinados mientras cumplían una orden judicial en Carolina del Norte. Algunos grupos de oficiales han sugerido que tales asesinatos podrían afectar la forma en que los oficiales perciben las amenazas.
"No creo que la presencia de tiroteos anteriores sea alguna vez una justificación", dijo Adams. “No existe ningún mundo en el que los agentes no corran el riesgo de tener armas de fuego. Los oficiales nadan en riesgo. Pero el riesgo por sí solo no es motivo para usar la fuerza, y mucho menos la fuerza letal”.
La periodista de The Associated Press Tara Copp en Washington contribuyó a este informe.
JEFFER MARTÍN
Martin cubre noticias de última hora en el sureste de Estados Unidos para The Associated Press. Tiene su base en Atlanta.
envia

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

039921347
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
6211
17387
153028
453629
703790
39921347

Tu IP desde donde navegas es: 3.236.83.154
15-06-2024 13:43