residentesPARAÍSO, California (AP). Casi cuatro semanas después de que el devastador incendio arrasó su ciudad, Jennifer Christensen pudo regresar a su hogar en Paradise, donde lo primero que vio fue el triciclo carbonizado de su hijo en el patio delantero.
 
Christensen estaba entre los cientos de residentes a los que se les permitió regresar a los vecindarios del lado este de la ciudad por primera vez desde el incendio del 8 de noviembre, en el que murieron al menos 85 personas y destruyeron cerca de 14,000 casas.
 
"Es increíble. Sabes, nunca pensé que me pasaría a mí ", dijo Christensen, de 34 años, y observó lo poco que quedaba. Se había mudado a Paradise hace aproximadamente un año y vivía con una pareja que era como abuelos para su hijo. "Todo por lo que trabajé tan duro se ha ido".
 
Lo primero que vio cuando se detuvo fue el triciclo de su hijo de 2 años, sus neumáticos derretidos y su marco de acero carbonizado. Encontró una caja fuerte con joyas derretidas dentro. Encontró restos de muñecas de porcelana que su abuela le había regalado todos los años para Navidad.
 
"Perdí las huellas de las manos y las huellas de mi hijo de cuando él nació", dijo. "Esto es todo lo que no puede ser reemplazado".
 
A algunos residentes se les permitió regresar a las comunidades cercanas en la zona de fuego, pero el miércoles fue la primera vez que los residentes del Paraíso pudieron ver de primera mano lo que quedaba de su ciudad de 27,000 habitantes, que fue la más afectada por el incendio.
 
El jefe de la policía de Paradise, Eric Reinbold, dijo que se reabrieron las áreas donde viven 4.700 personas, pero no estaba claro cuántas personas estaban allí. Muchos sobrevivientes se han dispersado a hogares de amigos y familiares en otras partes de California.
 
Más de 50,000 personas en el Paraíso y las comunidades vecinas de Magalia y Concow se vieron obligadas a huir rápidamente de las imponentes llamas impulsadas por el viento que quemaron un área del tamaño de Chicago, 240 millas cuadradas (622 kilómetros cuadrados), y se convirtieron en las más letales de EE. UU. Incendios forestales en al menos un siglo. Las autoridades dijeron que 10 personas seguían desaparecidas.
 
Más temprano en el día, una larga fila de autos esperaban en una llovizna fría en un punto de control para ingresar a las áreas donde se habían levantado las órdenes de evacuación.
 
Las cuadrillas que se encontraban en bote amarillo seguían retirando los escombros de las casas quemadas y retirando árboles de las calles llenas de botes de basura de plástico derretido y vehículos huecos con llantas incansables.
 
Las comunidades tendrán servicios muy limitados para el futuro inmediato, y las autoridades instaron a los residentes que regresan a traer alimentos, agua y combustible para los vehículos.
 
El portavoz de Pacific Gas & Electric Co., Dennis MacAleese, dijo que la empresa cuenta con 4.000 personas en el área que trabajan para restablecer el servicio de electricidad y gas a quienes pueden recibirlo. Dijo que la empresa de servicios públicos espera restaurar el servicio eléctrico para fines de mes y el gas para el primer trimestre del próximo año.
 
A los residentes que regresaron el miércoles se les entregaron kits con guantes y trajes de materiales peligrosos y se les advirtió que no deben regresar a sus hogares hasta que se eliminen las cenizas y los desechos peligrosos, y que la lluvia podría aumentar el riesgo de inundaciones repentinas y deslaves.
 
Rebecca Rogers de Chico vino a apoyar a Christensen, una amiga, mientras examinaba los restos de sus pertenencias.
 
Rogers cree que encontró los restos del gato de Christensen, Marble, debajo de lo que solía ser la cama de su amiga.
 
"No quiero que ella mire. Es demasiado, es demasiado ", dijo Rogers, sollozando. "Tengo que ser fuerte. Tengo que hacer esto por ella ".
 
Rogers enterró los restos del gato en el patio delantero.
 
Se advirtió a los residentes que no deberían regresar a sus hogares hasta que se eliminen las cenizas y los desechos peligrosos, y que la lluvia podría aumentar el riesgo de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.
 
Christensen dijo que no está segura de sus planes futuros, pero siente tanta lealtad por su ciudad que recientemente se hizo un tatuaje que dice "El amor es más grueso que el humo", y más abajo en su brazo: "Paraíso fuerte".

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Wheaton en el estado de Maryland cubriendo con sus 5,000 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia,1540 AM, es la señal radial hispana más antigua en la gran urbe de la capital de los Estados Unidos.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA
Cabina: 301-962-1540
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net