Salvador dolaresCIUDAD DE MÉXICO (AP) — El gobierno de El Salvador comenzó a imponer una tarifa de 1.130 dólares a los viajeros de docenas de países que hacen conexión a través del principal aeropuerto del país, en medio de la presión de Estados Unidos para ayudar a controlar los flujos migratorios hacia su frontera sur.
Desde finales de octubre, los ciudadanos de 57 países, en su mayoría africanos, y de la India han tenido que pagar la tasa, según la autoridad de aviación de El Salvador.
Los funcionarios de aviación no dijeron si la medida tenía como objetivo reducir la migración y describieron la tarifa como una “tarifa de mejora del aeropuerto”, pero el gobierno de El Salvador reconoció un aumento en los viajeros de esos países este año. Además, Estados Unidos ha estado presionando a los países centroamericanos para que limiten los flujos migratorios hacia su frontera con México. Las autoridades estadounidenses dicen que detuvieron a inmigrantes allí más de 2 millones de veces durante el año fiscal que finalizó el 30 de septiembre.
La autoridad aeronáutica de El Salvador dijo que la mayoría de los pasajeros que tienen que pagar la tarifa se dirigen a Nicaragua en la aerolínea comercial Avianca. Debido a sus laxos requisitos de visa, Nicaragua es un punto de tránsito para migrantes de Haití y Cuba, así como de África, que intentan llegar a Estados Unidos.
A principios de este año, por ejemplo, los funcionarios estadounidenses se sorprendieron por un aumento de inmigrantes mauritanos que llegaban a la frontera sur. Ningún desastre natural, golpe de estado o colapso económico repentino podría explicarlo. Más bien, las agencias de viajes y personas influyentes en las redes sociales estaban promoviendo un viaje de varias etapas que llevó a migrantes de la nación de África occidental a Nicaragua.
Un itinerario de vuelo de un migrante senegalés visto por The Associated Press mostró al migrante pasando por Marruecos, España y El Salvador antes de aterrizar en Managua. Las dos últimas etapas fueron a bordo de vuelos de Avianca.
La autoridad de aviación y la agencia de inmigración de El Salvador dijeron que no tenían datos sobre cuántos inmigrantes de los países enumerados habían transitado por el país este año.
Un portavoz de la embajada estadounidense se negó a decir si Estados Unidos había solicitado la tarifa. Pero la capacidad de ayudar a Estados Unidos a controlar la migración podría ser una bendición política para el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, mientras busca la reelección a pesar de una prohibición constitucional y enfrenta un escrutinio por su historial de derechos humanos.
Durante la administración del presidente Donald Trump, la política estadounidense hacia El Salvador priorizó frenar la migración por encima de todo y Bukele no escuchó críticas públicas de Estados Unidos cuando comenzó a consolidar el poder. Durante la presidencia de Joe Biden, Estados Unidos ha criticado abiertamente el historial de Bukele en materia de democracia y derechos humanos.
El Departamento de Estado de Estados Unidos alegó que la guerra de Bukele contra poderosas pandillas callejeras ha resultado en “torturas y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y otros abusos relacionados” a decenas de miles de personas detenidas. Su gobierno también ha perseguido a periodistas, activistas y críticos.
Pero ahora la migración parece volver a ocupar un lugar prioritario en la agenda bilateral de los dos países, ya que Biden también busca la reelección.
Si bien la administración Biden ha dicho que las naciones centroamericanas “ necesitan dar un paso adelante y hacer más” para controlar la migración, no todas han recibido la solicitud con los brazos abiertos.
“La mayoría de los gobiernos han reconocido que lo que es de claro interés para Estados Unidos es la migración y, por lo tanto, se convierte en moneda de cambio”, dijo Pamela Ruiz, analista de Centroamérica de International Crisis Group. "Se convertirán en socios o adversarios en este tema".
Guatemala, Costa Rica, Colombia y Ecuador han trabajado con Estados Unidos para abrir centros para migrantes que buscan solicitar asilo, solicitar reunificación familiar o permisos de trabajo temporales.
Por otro lado, Nicaragua ha abierto sus puertas a cientos de vuelos chárter que transportan a decenas de miles de migrantes cubanos y haitianos con destino a Estados Unidos en los últimos meses.
Los vuelos, que un analista describió como Nicaragua “convirtiendo la migración en un arma como política exterior”, fueron recibidos con una feroz advertencia por parte de la administración Biden.
“Estamos explorando toda la gama de posibles consecuencias para quienes facilitan esta forma de migración irregular”, escribió este mes el subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, en una publicación en X, antes Twitter. El gobierno de Haití anunció que los vuelos chárter se suspenderían temporalmente.
Como Bukele volvió a ser criticado en las últimas semanas cuando se registró para buscar la reelección en 2024, la administración Biden fue cautelosa en sus comentarios.
“Tiene que haber un debate amplio sobre la legalidad y legitimidad de las elecciones, pero es un debate para salvadoreños”, dijo Nichols durante una visita reciente a El Salvador y antes de una reunión con Bukele.
Los comentarios contrastaron marcadamente con las condenas de “comportamiento antidemocrático ” en las elecciones de la vecina Guatemala meses antes.
Bukele “está dispuesto a cooperar en materia de inmigración prohibiendo ciertas nacionalidades cobrándoles una tarifa ridícula para no ser criticado a nivel internacional”, dijo Ruiz, de Crisis Group. “Una parte de mí se pregunta... ¿no criticaremos tanto a la administración de Bukele porque supuestamente está reduciendo los niveles de migrantes?”
El periodista de Associated Press Marcos Alemán en San Salvador, El Salvador, contribuyó a este informe.
Siga la cobertura migratoria de AP en https://apnews.com/hub/migration
(Foto AP/Matt York, archivo)
POR  MEGAN JANETSKY

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
1682 E Gude Drive. Rockville, MD 20850
Suite 102
Cabina: 301-6100900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

040751307
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
5365
8923
24240
405974
877615
40751307

Tu IP desde donde navegas es: 44.200.140.218
17-07-2024 16:13