cubaLA HABANA (AP) - Como joven bailarín en comparación con las leyendas del ballet Vaslav Nijinsky y Mikhail Baryshnikov, Rolando Sarabia llegó a los titulares de todo el mundo cuando abandonó Cuba en 2005 para una carrera en los Estados Unidos.
 
No bailó en su tierra natal durante 13 años, prohibido como parte de un castigo cubano más amplio a los ciudadanos que abandonaron ilegalmente el país.
 
Todavía flaca y poderosa a los 36 años, bailarina de la compañía de The Washington Ballet, Sarabia cruzó el escenario el mes pasado en el papel masculino protagonista de "Gisselle" en el Teatro Nacional de Cuba. Cuando le preguntaron sobre sus sentimientos al actuar nuevamente en Cuba, comenzó a llorar.
Sarabia y otros cuatro renombrados desertores del Ballet Nacional de Cuba subieron al escenario en el 26º Festival Internacional de Ballet de La Habana como parte de una amplia y profunda reconciliación entre Cuba y sus millones de expatriados y exiliados en todo el mundo.
"La felicidad, la felicidad. Simplemente no tengo otras palabras ", dijo el hermano de Sarabia y su compañero estrella de baile Daniel a The Associated Press después de un ensayo del" Grand Pas Classique "." Esto es algo grande. Las estrellas globales han llegado, pero aún más importantes son aquellos de nosotros que nos hemos ido. Esta es mi audiencia, mi audiencia cubana ".
 
El país eliminó el odiado permiso de salida de "tarjeta blanca" en 2013, permitiendo a los cubanos irse libremente a cualquier país que otorgara una visa. El cambio desató una ola de emigración que continúa hasta hoy, con decenas de miles de personas que salen anualmente a destinos de todo el mundo. También en 2013, Cuba permitió a los ciudadanos conservar todos sus derechos, desde la atención médica gratuita hasta la propiedad, siempre y cuando regresen por lo menos brevemente cada dos años.
 
cuba1Esos cambios de 2013 desataron una ola opuesta de más de 40,000 cubanos que han repatriado y reclamado los mismos derechos que los residentes. Al mismo tiempo, las instituciones culturales y deportivas controladas por el estado de Cuba comenzaron a abrirse a las estrellas que se fueron, lo que permitió a los músicos que viajaron al extranjero, como los cantantes Isaac Delgado, Kelvis Ochoa, Decemer Bueno y Raúl Paz, volver a vivir y actuar en Cuba nuevamente y darles la bienvenida a los jugadores de béisbol. como Dodger Yasiel Puig en eventos oficiales del estado.
 
La relación de Cuba con sus ciudadanos en el extranjero sigue siendo muy tensa y dolorosa en muchas circunstancias, especialmente para las familias que abandonaron el apogeo de la revolución: maldecidas públicamente en "actos de repudio" organizados por el estado, con el trabajo de su vida confiscado por el estado y entregado a extraños Muchos cubanos en el extranjero han jurado nunca regresar mientras el gobierno comunista de la isla permanece en el poder.
Pero decenas de miles de personas se están reconciliando con el estado. Incluyen a Rolando Sarabia; su hermano Daniel del Ballet Maurice Bejart en Suiza; La bailarina de ballet de San Francisco Taras Domitro; Marize Fumero del Ballet Milwaukee; Carlos Quenedit del Houston Ballet; y la estrella retirada Lorna Feijo, una feroz crítica de Alicia Alonso, directora de ballet cubano de 96 años. Su regreso es una de las reconciliaciones más cargadas simbólicamente, dada la inmensa importancia que Cuba le otorga a su prestigioso programa estatal de ballet.
 
El regreso de las estrellas comenzó durante el calentamiento entre Cuba y los Estados Unidos iniciado por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro en diciembre de 2014. Un año o dos más tarde, un funcionario de ballet cubano viajó a Miami y se reunió con un grupo de ex bailarines nacionales, quienes Dijeron que querían volver a actuar en Cuba.
 
Los bailarines escribieron una carta solicitando permiso y, a diferencia de los años anteriores, el director de ballet Alonso y el entonces ministro de Cultura no expresaron objeciones al regreso de los bailarines, según un funcionario cubano con conocimiento del proceso que habló bajo condición de anonimato porque No estaba autorizado para discutir el proceso. Los planes no fueron descarrilados por el escalofrío más amplio de las relaciones bajo el presidente Donald Trump, quien ha endurecido las regulaciones sobre los viajes a Cuba y ha endurecido el discurso oficial hacia la isla.
 
"Este es el camino correcto", dijo Domitro, quien desertó durante una gira por Canadá en 2007, una de las salidas más destacadas de la compañía de Alonso. “Estamos hablando de ballet; No tenemos nada que ver con la política ".
 
Cuba continúa tratando de reparar las relaciones con los expatriados a pesar de las relaciones con el país que alberga a 1,5 millones de los 2 millones de cubanos que viven fuera de la isla, una quinta parte del tamaño de la población real del país.
 
El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, anunció el año pasado que Cuba aliviaría levemente los requisitos de documentación onerosos para los cubanos que regresan y facilitaría el proceso de obtención de la ciudadanía para los niños nacidos en el extranjero.
En septiembre, el presidente Miguel Díaz-Canel sostuvo reuniones de alto perfil con cubanos expatriados en Nueva York, incluidos muchos que han sido criticados por los duros de la isla.
 
Díaz-Canel dijo que la comunidad de expatriados se había vuelto ideológicamente diversa y una importante fuente de apoyo para Cuba.
 
"Contamos con usted", dijo. "Todos somos Cuba".

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Wheaton en el estado de Maryland cubriendo con sus 5,000 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su frecuencia,1540 AM, es la señal radial hispana más antigua en la gran urbe de la capital de los Estados Unidos.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA
Cabina: 301-962-1540
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net