MadurosocialistaCARACAS, Venezuela (AP) - Cuando José Humberto Vivas necesita canjear dólares por bolívares venezolanos, generalmente se burla de los rígidos controles cambiarios de la nación al recurrir a los operadores de divisas ilegales.
 
Pero la semana pasada, Vivas puso unos pocos cientos de dólares en su billetera y se dirigió a una casa de cambio regulada por el gobierno socialista de Venezuela, atraída por la posibilidad aparentemente improbable de que una tasa oficial sea más atractiva que la tasa del mercado negro.
 
"No he estado aquí en años", dijo Vivas mientras se encontraba en la fila a las afueras de Italcambio, una casa de cambio que normalmente no tiene vida en el centro de Caracas, protegida por vidrios polarizados y un guardia de seguridad armado que inspecciona las identificaciones de los clientes.
"Hay una larga espera aquí. y toma días transferir el dinero a su cuenta, pero podría valer la pena ", dijo Vivas, quien se gana la vida vendiendo productos lácteos.
 
Poco notado en medio de la agitación desatada por el renovado impulso de la oposición para derrocar al presidente Nicolas Maduro, el banco central de Venezuela devaluó la moneda del país el 28 de enero en un 50 por ciento, eclipsando la tasa paralela del mercado negro.
 
El gobierno ahora compra $ 1 por 3,303 bolívares, mientras que el mercado informal los compra a 3,120 bolívares, según el sitio web DolarToday. Es la primera vez que el tipo de cambio oficial ha sido más alto que el del mercado negro desde que se implementaron los controles de divisas hace más de una década, dijeron los analistas.Los controles fueron implementados en 2003 por Hugo Chávez, el difunto presidente que inició el sistema socialista de Venezuela, y con frecuencia ha hecho la simple tarea de intercambiar dinero en una experiencia estresante que involucra la búsqueda de distribuidores ilegales de divisas, el acceso a sitios web prohibidos por el gobierno, y Envío de transferencias bancarias a bancos extranjeros.
 
Pero a medida que el gobierno de Maduro se queda sin moneda fuerte en medio de una avalancha de presión internacional y de sanciones económicas, está avanzando en una dirección marcadamente capitalista, alentando a los venezolanos a vender sus dólares al sistema financiero local.
 
En un comunicado emitido el 29 de enero, el Banco Central describió la devaluación como una medida de estabilización económica dirigida a controlar la hiperinflación al socavar el mercado negro.
 
Los analistas lo calificaron como una táctica desesperada para recaudar dinero en efectivo en un país ahora acosado por severas sanciones petroleras de los EE. UU. Que podrían costarle al gobierno hasta $ 11 mil millones en ingresos durante los próximos 12 meses. Sin una de sus fuentes de ingresos más importantes, Venezuela tendrá dificultades para comprar alimentos y otras importaciones, lo que podría empeorar la escasez y agravar su colapso económico.
 
Russ Dallen, CEO de Caracas Capital Markets, dijo que ahora los dólares podrían ingresar a las arcas estatales vacías de Venezuela a través de transferencias bancarias reguladas por el estado de los aproximadamente 3 millones de inmigrantes venezolanos que han huido de la inestabilidad del país. Hasta ahora, en su mayoría han utilizado operadores del mercado negro para enviar un estimado de $ 1 mil millones al año a sus seres queridos, pero podrían ser incorporados al sistema oficial si el tipo de cambio oficial sigue siendo favorable.
 
"Van por los dólares de la diáspora", dijo Dallen sobre la administración de Maduro.
El gobierno también está tratando de ganar más dólares de los venezolanos ricos y unos pocos turistas que usan sus tarjetas de crédito extranjeras al tipo de cambio oficial, algo que no hubiera sido factible hace unas semanas.
 
Pero la estrategia es polémica.
 
Los opositores de Maduro argumentan que vender dólares al gobierno equivale a financiar la represión. Otros dicen que la medida no eliminará el prolongado diferencial entre las dos tasas, lo que a menudo ha permitido a los venezolanos más ricos aprovechar la distorsión y las jugosas ganancias de bolsillo.
 
Asdrubal Oliveros, un consultor económico con sede en Caracas, predice que la cantidad de dinero que el gobierno venezolano puede recaudar a través de los mercados de divisas no alcanzará lo que necesita para remediar sus problemas financieros. Los estrictos requisitos exigidos por las sanciones de EE. UU. También podrían obligar a algunos bancos extranjeros a dejar de financiar por completo las transacciones con tarjetas de crédito en Venezuela, como anunció recientemente el Bank of America.
 
El gobierno y sus entidades estatales actualmente deben alrededor de $ 150 mil millones a los acreedores de todo el mundo, mientras que las reservas de divisas extranjeras del país se han reducido a solo $ 8 mil millones.
 
Obligada a cumplir con los pagos de intereses sobre los pocos préstamos y bonos que el gobierno aún no ha pagado, la administración de Maduro debe financiar su enorme déficit presupuestario imprimiendo aún más bolívares, lo que acelera aún más los precios.
 
El año pasado, la inflación en el país sudamericano alcanzó 1 millón por ciento.
 
"La hiperinflación es un problema fiscal", dijo Oliveros. "Si no controla sus gastos y reduce los déficits, no podrá abordarlo".
 
Mientras tanto, otros obstáculos podrían limitar los esfuerzos del banco central para recaudar dólares.
 
Actualmente, se requieren cuatro días, una eternidad en la Venezuela actual, para que los bolívares comprados en casas de cambio reguladas por el estado se depositen en la cuenta de una persona. Los intercambios de efectivo han sido imposibles durante meses debido a la escasez de billetes de bolívar.
 
“La confiabilidad, la velocidad y la comodidad tienen mucho peso en los cambios de divisas”, dijo Oliveros.
 
La semana pasada, decenas de personas que intentaban vender pequeñas cantidades de dólares y euros a la tasa oficial fueron rechazadas por las casas de cambio después de que se suspendió la negociación debido a un problema técnico con la plataforma de divisas del banco central.
 
"Es tan frustrante", dijo Adolfo Estanford, un abogado que esperaba obtener $ 20 en bolívares. Dijo que necesitaba el dinero para comida y transporte.
 
"Todo aquí es tan improvisado", dijo. "Me siento como si me hubieran engañado".

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Wheaton en el estado de Maryland cubriendo con sus 5,000 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia,1540 AM, es la señal radial hispana más antigua en la gran urbe de la capital de los Estados Unidos.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA
Cabina: 301-962-1540
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net