SudanCAIRO (AP) - El acuerdo para compartir el poder alcanzado entre los manifestantes militares y pro democracia de Sudán la semana pasada se produjo después de que Estados Unidos y sus aliados árabes ejercieran una intensa presión en ambos lados en medio de temores de que una crisis prolongada podría llevar al país a la guerra civil, activistas y los funcionarios dijeron.
 
El acuerdo, que despertó las esperanzas de una transición democrática luego del derrocamiento militar del autócrata de largo reinado Omar al-Bashir en abril, se anunció días después de que los manifestantes celebraron marchas masivas en Jartum y otras áreas.
 
Pero aquellos familiarizados con las negociaciones dicen que el avance principal ocurrió en una reunión secreta el día antes de las protestas, cuando diplomáticos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos presionaron a las dos partes para que aceptaran propuestas de la Unión Africana y Etiopía.
 
“Fue una reunión tensa pero crucial. Se derritió el hielo ", dijo un destacado activista a condición de guardar el anonimato para discutir las negociaciones en la sala de espera. "La reunión fue la piedra angular del trato del viernes".
 
Las dos partes acordaron un consejo soberano administrado conjuntamente que gobernará por poco más de tres años mientras se organizan las elecciones. Un líder militar encabezará el consejo durante los primeros 21 meses, seguido de un líder civil durante los próximos 18 meses.
 
También acordaron una investigación sudanesa independiente sobre la represión de las fuerzas de seguridad contra las protestas el mes pasado, aunque no está claro si alguien será responsable. Los militares también acordaron restaurar Internet después de un apagón de una semana.
 
Mucho podría salir mal, y la violencia del mes pasado estalló en un momento similar de esperanza. Pero por ahora el acuerdo parece estar en camino, y se espera que las dos partes lo firmen formalmente esta semana.
Dos activistas destacados, un oficial militar sudanés y dos oficiales egipcios describieron los intensos esfuerzos de Estados Unidos para forzar un acuerdo luego de que el veterano diplomático Donald Booth fue nombrado enviado especial a mediados de junio. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para discutir las conversaciones.
 
Los funcionarios del Departamento de Estado se negaron a comentar sobre los esfuerzos de EE. UU. Para negociar el acuerdo, solo dijeron que Washington celebra el acuerdo y felicita a la UA y Etiopía por sus esfuerzos de mediación.
 
Los funcionarios árabes dijeron que los Estados Unidos no solo aumentaron la presión sobre los militares, sino también sobre Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, que apoyaron el derrocamiento de Al Bashir por parte de los militares y se pusieron del lado de los generales cuando los manifestantes permanecieron en las calles.
 
Dos funcionarios egipcios con conocimiento directo de las reuniones de Booth en El Cairo el mes pasado dijeron que Estados Unidos instó al presidente Abdel-Fattah el-Sissi a respaldar la propuesta de la UA y de Etiopía y "presionar" al general Abdel-Fattah Burhan, el jefe del consejo militar gobernante, Para responder positivamente.
 
"Recibimos un mensaje directo de la Casa Blanca: Facilitar un acuerdo entre los militares y los manifestantes", dijo uno de los funcionarios.
 
Dijeron que el mismo mensaje fue transmitido a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, aliados cercanos de Estados Unidos que habían prometido miles de millones de dólares en ayuda a los militares después del derrocamiento de Al Bashir.
 
Se consideró que las dos naciones árabes tenían una gran influencia sobre el general Mohamed Hamdan Dagalo, quien envió fuerzas sudanesas para ayudar en su guerra en Yemen. Dagalo, conocido por el apodo de "Hemedti", es visto por muchos como la figura más poderosa en el consejo militar, y sus Fuerzas de Apoyo Rápido paramilitar lideraron la violenta dispersión de la manifestación principal de los manifestantes el mes pasado.
 
El oficial militar sudanés dice que los generales recibieron el mismo mensaje.
 
“Los estadounidenses exigieron un trato lo antes posible. Su mensaje fue claro: compartir el poder a cambio de garantías de que nadie del consejo será juzgado ”, dijo, refiriéndose a la represión del 3 de junio. Los manifestantes dicen que las fuerzas de seguridad mataron al menos a 128 personas, mientras que las autoridades estimaron que la cifra de muertos era de 61, incluido el personal de seguridad.
 
La represión dejó a los manifestantes en una posición precaria, y aumentó los temores de que Sudán pudiera compartir el destino de Siria, Yemen y Libia, que se convirtió en una guerra civil después de sus propios levantamientos populares.
 
Los Estados Unidos y sus aliados también presionan a los manifestantes, que están representados por una coalición conocida como las Fuerzas para la Declaración de Libertad y Cambio. Los activistas dicen que los Estados Unidos y los países árabes se acercaron a facciones individuales, que luego amenazaron con negociar por separado con los militares. Los líderes de la protesta cedieron cuando parecía que la coalición estaba en riesgo de fracturarse.
 
Los esfuerzos culminaron en una reunión secreta el 29 de julio en la casa de un empresario sudanés al que asistieron líderes de la protesta, así como Burhan y Dagalo.
 
Funcionarios de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos también asistieron, en una muestra de unidad que unió a las dos partes. Al final de la reunión de más de tres horas, las dos partes acordaron negociar un acuerdo en cuestión de días.
 
Los líderes de la protesta siguieron adelante con los mítines al día siguiente, diciendo que necesitaban tiempo para preparar a las personas para el acuerdo, y decenas de miles salieron a las calles en otra muestra de apoyo popular para una transición hacia el gobierno civil. Cinco días después, el 5 de julio, las dos partes anunciaron que habían llegado a un acuerdo para compartir el poder.

Quienes Somos

Radio América es una emisora de habla hispana que transmite desde la ciudad de Laurel en el estado de Maryland cubriendo con sus 1,900 vatios de potencia toda el área metropolitana de Washington D.C. en la cual residen cerca de 1 millón de Latinos.

Su propietario es Alejandro Carrasco considerado como la personalidad radial hispana mas influyente en Washington, Maryland y Virginia.

Su frecuencia, 900 AM una Ubicación ideal en el dial para alcanzar a toda la comunidad latina en el area metropolitana de Washington.

Contactos

Oficina
2730 University Blvd W #200, Silver Spring, MD 20902, USA No 1540
Cabina: 301-962-0900
Recepción: 301-942-3500
Fax: 301-942-7798
info@radioamerica.net

Contador de Visitas

2087744
Hoy
Ayer
Esta Semana
Este Mes
Mes anterior
Total de visitas al Sitio Web
4682
4479
45928
89724
171751
2087744

Tu IP desde donde navegas es: 34.201.121.213
15-07-2019 18:55